Luz y Sonido

logo Luz

Haremos experimentos sorprendentes sobre la luz como fotón; para probar la reflexión de la luz construiremos caleidoscopios y para la refracción nos convertiremos en magos haciendo desaparecer objetos !. También podremos transformarnos en astrónomos descubriendo los espectros de diferentes iones metálicos.

Desde el principio de los tiempos, el ser humano se ha preguntado por la naturaleza de la Luz. Antes de saber de ella y gracias a sus observaciones, los pueblos antiguos empezaron a usar el Sol como un medidor de tiempo.

Más adelante, en época griega existieron 2 escuelas de estudio del comportamiento de la luz. En la de Pitágoras pensaban que era el ojo el que enviaba un rayo de luz sobre los objetos, los cuales rebotaban y ofrecian la información a la vista. En la de Demócrito pensaban que eran los propios objetos expuestos a la luz los que enviaban su luz al ojo humano.

 Fué Euclides (300 a.c) quien averiguó que los rayos de luz se desplazaban en linea recta y que su comportamiento uniforme se podía explicar geométricamente. Anunció las leyes de la Reflexión.

descartes Tuvieron que pasar muchos siglos hasta que Descartes en la primera mitad del XVII descubrió las leyes de la Refracción.

Luego, el gran Isaac Newton, aparte de otros grandes descubrimientos, halló que la luz blanca se descomponía en 7 colores del espectro.

Ha sido en la primera mitad del siglo XX y después de las aportaciones de la comunidad científica cuando se reconoce la naturaleza de la luz como una dualidad onda-corpúsculo. A veces se comporta como un fotón y otras como una onda.

  A través del estudio de la Luz se han hecho grandes descubrimientos, cabe destacar a la astrónoma Henrietta Swan Leavitt, quien en 1912 halló la existencia de un patrón entre el periodo y la luminosidad de las estrellas. No sólo fue trascendental en el estudio de la naturaleza de las estrellas sino que desde entonces se dispone de un método de cálculo efectivo para estudiar la distancia de estrellas lejanas.

En cuanto al sonido, es al igual que la luz otro tipo de energía, en este caso, de onda sonora provocada por alguna fuente. Además, nos es posible escucharlo porque necesita de algún medio para su propagación, como el aire.

En el siglo XVII Robert Boyle demostró con un sencillo experimento que el sonido se progaga por el aire. Encerró un timbre en una campana de cristal a la que le hizo el vacío. Se dió cuenta de que a medida que iba extrayendo el aire dejaba de escuchar el timbre.